Free Tours en Sydney y sus encantadores Jardines Botánicos.

Cada día a las 10:30 de la mañana, junto el Ayuntamiento (Town Hall), encontrareis un grupo de chicos que ofrecen Free Tours, tours gratuitos que duran tres horas y acaban en barrio de The Rocks. Os los recomiendo, los guías son muy majos y os cuentan muchas cosas interesantes de la ciudad.

Los tours se desarrollan en el CBD, que es como llaman al Central Business District, o distrito financiero, veréis que los Aussies tienden a acortar muchos nombres. El tour comienza mostrándonos el emblemático edificio Queen Victoria Building o QVB, construido con forma de catedral y antiguo lugar para mercados, es ahora un bonito centro comercial.

Esta estatua de la Reina Victoria estaba frente al Parlamento irlandés, al independizarse el país, la mandaron a la antípoda.
Esta estatua de la Reina Victoria estaba frente al Parlamento irlandés, al independizarse el país, la mandaron a la antípoda.

Continuamos por el parque Hyde Park, donde se encuentra la preciosa Catedral de Santa María. Al lado está el hospital más antiguo del país, The Mint, que en 1816 fue financiado por miles de galones de ron, por lo que lo llaman el “Hospital del Ron”, apuesto a que trataban muchas dolencias relacionadas con ese licor.

The Mint «El Hospital del Ron».

Junto al Mint están las Barracks, lugar donde instalaban a los convictos y que después sirvieron para acoger y cuidar de mujeres y niños, un lugar con mucha historia.

Al otro lado del parque está el ANZAC memorial, dedicado a las fuerzas armadas de Australia y Nueva Zelanda. Y la que seguro veréis desde lejos es la Sidney Tower, que es la estructura más alta de la ciudad, y la segunda torre más alta del Hemisferio Sur, después de la de Auckland.

Caminando llegamos al corazón de la ciudad llamado Martin Place, donde están los principales bancos y una fuente que seguro os resulta familiar si habéis visto la película “Matrix”.

El Ayuntamiento está rehabilitando pequeños callejones oscuros, hay uno entre Pitt Street y George Street llamado Angel Place que me encantó; tiene jaulas colgadas que emiten los sonidos de los pájaros autóctonos que solían vivir allí antes de que llegaran los grandes edificios, en el suelo hay baldosas con sus nombres. El canto cambia según sea de día o de noche.

Su título es “Forgotten Songs”
Su título es “Forgotten Songs”

La guía nos lleva a Circular Quay que es donde está la terminal principal del ferry (barco). En sus oficinas fue donde me saqué, en mi primer día, la tarjeta OPAL, para usar en todos los transportes públicos de Sydney, también me bajé la aplicación para ir rellenándola. Hay algo que funciona diferente a lo que yo estaba acostumbrada, cuando accedes al transporte tocas un círculo con la opal (tap on) y al salir también (tap off), de esa forma te descuentan la tarifa dependiendo de tu recorrido y la hora, así que ¡recordadlo! ya que nosotros solo tocamos una vez al entrar.

En Circular Quay está la Aduana, donde entramos para ver una maqueta de la cuidad que había en el suelo y poder observar “desde arriba” el recorrido que habíamos hecho esa mañana.

Al acabar el tour, agradecimos a la Guía con una propina todo lo que nos había mostrado. Era viernes por lo que decidí pasar primero por el mercado gastronómico de The Rocks del que os hablé, para comer alguna cosa. Desde allí me dirigí a los Jardines Botánicos. Hay una entrada que está antes de llegar a la Ópera House.

Pude admirar mucha de la flora autóctona y pasear junto a la bahía. Disfruté bordeando el mar hasta llegar a Mrs. Macquaries Chair (la silla de esta señora), que es otro mirador desde el que se puede ver, desde otro ángulo, la bahía y sus monumentos emblemáticos. Apuesto que en la noche de fin de año estaba a rebosar y que las vistas debieron ser increíbles.

Crucé el jardín botánico y pasé por el Herbarium, pensé que a mi madre y a mi amigo Toni les encantaría la gran cantidad de plantas que allí habitaban. De camino vi una boda dentro del parque, lo cual no me extrañó, la verdad es que es un lugar precioso para celebrarla.

Al salir de los jardines me encontré la Biblioteca State Library of New South Wales , me alegré un montón, como sabéis me encantan. Entré a visitarla pero eran las cinco, hora del cierre, así que con mi gozo en un pozo seguí caminando.

Quería ver el interior de la Catedral de Santa María que habíamos visto durante el tour. Hyde Park no quedaba lejos y estaba abierta al público a esa hora, así que entré a admirarla y a encender una velita a mi papá.

Cansada después de caminar todo el día, cogí el tren en Town Hall y en nada estuve en casa. Allí me preparé la cena mientras charlaba con la encantadora Helene sobre libros, uno de nuestros temas favoritos. Esa noche le recomendé uno que leí hace muchos años, se llama “La Quinta Cosa Sagrada” de Starhawk. No estoy segura que se pueda encontrar en español, así que os voy a contar lo mucho que me gustó el libro que estaba leyendo esos días, «Los pacientes del Doctor García» de la gran Almudena Grandes. Un relato sobre la historia de la Guerra Civil española que nos revela en que se convierte la vida del doctor García y otros personajes. Como vivían según iba avanzando la guerra, dependiendo del bando al que pertenecían. Nos cuenta como el doctor cambia de identidad, salva vidas en la clandestinidad, como se convierten él y su amigo en infiltrados entre los nazis que huían tras su derrota en la Segunda Guerra Mundial. Un relato que desentierra muchos sentimientos sobre nuestra historia y escrito de una forma magistral.

Tags:

Written by Lectora Nómada

Mis viajes alrededor del mundo siempre acompañados de un buen libro. My travels around the world always accompanied by a good book.

View all author posts →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *