Waking in Memphis

 
Guapísimo
Then I’m walking in Memphis
I was walking with my feet ten feet off of Beale
Walking in Memphis
But do I really feel the way I feel?
Saw the ghost of Elvis on Union Avenue
Followed him up to the gates of Graceland
Then I watched him walk right through
Now security they did not see him
 
Llegamos a Memphis, la ciudad más grande del estado de Tennessee, tras conducir tres horas desde Nashville e igual que Marc Cohn en su canción que tan bien interpretó Cher, seguimos al fantasma de Elvis hasta las puertas de Graceland.
Nunca me he considerado una súper fan loca por Elvis, sí me gusta su música y me parecía GUAPÍSIMO, pero la idea de ver su mansión me tuvo todo el camino emocionada, y al llegar… ¡qué alegría!
Lectora nómada está MUY FELIZ de estar aquí.
 
Después de sacar un ticket para el tour y colgarnos un Ipad por el cuello, nos llevaron a Graceland en un minibús. Fuimos de estancia en estancia, mientras escuchábamos que sucedía en sus días en cada lugar de la casa. Llegamos a la “Jungle Room” de la que habla la canción, habitación inspirada en Hawái, un lugar que le chiflaba  al Rey y donde rodó algunas de sus películas, seguro que habéis visto alguna.
Muy jungle, Ahí está el osito preferido de su hija Lisa Marie.
Vimos dos pianos en la casa, uno en la sala de la música, blanco y de cola y el otro en la sala del gimnasio y juegos, sentí un nudo en el estómago al saber que ese fue el último que tocó antes de morir.
Su última melodía.
Su pañuelo donde escribió a su hija que la quería
La parte más emotiva fue cuando llegamos al “Jardín de la Meditación”, donde está enterrado junto a su familia. Me emocioné y se me saltaron las lágrimas, creo que es un lugar que toca la fibra a todo el que pasa por allí.
Junto con sus padres, su hermano y su abuela… DEP querido Elvis.
Tras acabar el emocionante recorrido viendo sus aviones, nos dirigimos a otra visita tocafibras, el Motel Lorraine, convertido en el Museo Nacional de Derechos Civiles por ser el lugar donde asesinaron a Martin Luther King.
La corona de flores representa el lugar donde él estaba en el momento del disparo.
En su interior hay un recorrido por toda la historia de la lucha de la población afroamericana, por la igualdad y la libertad, empezando por Rosa Parks, la primera mujer que se negó a cederle su asiento a un blanco e irse al final del autobús, hecho que desencadenó una protesta que duró más de un año, tiempo en el que ningún negro usó el transporte público y fue liderada por un desconocido Martin Luther King.
La valiente Rosa Parks, otra de mis heroínas.
Os encontraréis también la recreación del autobús quemado del Freedom Ride, con el cual un grupo de activistas blancos y negros recorrían el sur ,en protesta por la segregación en las terminales de autobuses, a su llegada a Alabama fue quemado y ello desencadenó muchas más protestas.
De repente escuché I have a dream, y ahí le vi dando su famoso discurso, de nuevo se me saltan las lágrimas, me pasa cada vez que oigo esta frase; al seguir caminando nos encontramos la marcha conocida como I am a man, razón por la que MLK estaba en Memphis cuando le asesinaron.
Así dejó su habitación antes de salir al balcón el fatídico día.

Siguiendo nuestro recorrido por Memphis pasamos por la Beale Street de nuestra canción de hoy, corazón del blues, la música y distrito histórico de la ciudad. Allí cerca está uno de sus hoteles más antiguos, el Peabody Hotel, habitan desde 1930 unos huéspedes muy peculiares, cinco patos que chapotean felizmente en la fuente del precioso salón, y que están entrenados para marchar al son de una canción; cada día a las 11am bajan en ascensor, cruzan la alfombra roja hasta llegar a la que será su zona de juegos hasta las 5pm, que es cuando el Duckmasterlos dirige de nuevo a su hogar en la azotea. Os recomiendo una parada para verlos, ¡son muy cuquis!

Yo me emocioné haciendo videos, aquí tenéis a los artistas por cortesía de cnnespanol
Con una sonrisa en los labios y con ganas de ver el famoso Rio Mississippi en el que jugaba Tom Sawyer, nos encontramos con la Pyramid Arena, la sexta pirámide más grande del mundo y antiguo estadio de Los Grizzlies, el equipo de Marc Gasol; es ahora un hotel y centro comercial, muy chulo debo decir, yo que soy nada fan del shopping. Tiene hasta tres pobres cocodrilos en un lago. En su centro se levanta un ascensor que os llevará al observatorio, desde donde podréis admirar el inmenso rio y el puente Hernando Soto, llamado así en honor al primer explorador del lugar. Me encantó, si pasáis por allí no dejéis de subir.
Un trocito del rio, al otro lado está Arkansas.
Y hoy, como no, elegí el libro más famoso del gran escritor norteamericano Mark Twain, Las aventuras de Tom Sawyer, ¿Quién no conoce a este pícaro? Twain nos deleitó con las aventuras de este niño y su inseparable vagabundo amigo Huck, a quien Tom admiraba porque representaba una forma de vivir libre, lejos de las restricciones de una sociedad y unas instituciones a las que el autor satiriza.
El libro nos muestra la maduración de un niño de la época anterior a la Guerra de Secesión, como pasa de juegos con los que engaña inocentemente a sus amigos, a juegos que le llevan a meterlos en problemas más graves de adultos.  Son testigos de un asesinato que les llevará a una isla lejos del pueblo y la vida que conocen. Y tras varias aventuras, Tom regresará de la cueva del tesoro, que simboliza el lugar de su transformación, más maduro; mientras que el tesoro simboliza la entrada de Huck en la sociedad, que será finalmente adoptado.

Como os contaba en mi post sobre Eva Perón hay personajes de nuestra historia que nunca desaparecen, Elvis y Martin son otro ejemplo de ello.

Tags:

Written by Lectora Nómada

Mis viajes alrededor del mundo siempre acompañados de un buen libro. My travels around the world always accompanied by a good book.

View all author posts →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *