Nashville desde el corazón.

Recientemente escribí un post sobre esta ciudad que tanto me gusta. Traté de incluir muchas cosas para hacer y visitar, pero sentí que algo faltaba, así que aquí estoy de nuevo con ella, queriendo contaros muchas más cosas sobre este sitio con tan buena vibra.

Descubriendo la ciudad en bus con el guapo de Jeremy.
Descubriendo la ciudad en bus con el guapo de Jeremy.

Me gustaría empezar con sus gentes, los Nashvilianos son muy amigables y encantadores. En todo el tiempo que allí estuve no me quité el sombrero de cowboy más que para dormir. Un día cuando paseábamos por Bicenntenial Park una chica que pasaba por allí me dijo “Por cierto estás muy guapa”, así sin más. Te hacen sentir en casa.

En todos los museos que visité conocí a alguien que se tomó un tiempo para hablar conmigo, darme la mano o incluso anotar el nombre de mi blog. Mencioné a algunos en mi último post sobre Nashville. Gente como David, Randall, la chica de la caja … nos muestran cuan felices están de que visitemos este maravillosa ciudad.

Cada mañana iba a desayunar, y a veces a comer también, al Frothy Monkey. Un sitio muy chuli donde encargas la comida en la barra, eliges mesa, y te lo traen; donde siempre son amables y nos muestran su mejor sonrisa. Una de las cosas que más me gustan es el hecho de que me traen mi chocolate con leche de coco, hmm sí, rico, en una taza en vez de en un vaso de los de usar y tirar.

Creo en el uso de menos plástico y el reutilizar, todos tenemos la responsabilidad de cuidar de nuestro planeta, es nuestro hogar, y como dicen los indios “lo tomamos prestado de nuestros hijos”. Por eso, siempre que estoy en Nashville, el Frothy Monkey es mi lugar habitual. Cuando pido comida para llevar me la ponen en un paquete reciclado, me preguntan si necesito una bolsa, a lo que digo que no porque siempre llevo la mía reutilizable, en resumen, no veo nada de plástico, ¡me encanta!

La ciudad rebosa diversión. Los bares son fantásticos, hay una gran cantidad de músicos tocando y cantando, podéis ir de bar en bar y elegir cual os gusta más, a mí me gustan todos, me parecen fantásticos. Cuando pasan con el cubo de las propinas entre el público podéis pedirles canciones, las tocan para todos, quizá estén cansados de que nosotros, los extranjeros, les pidamos siempre las mismas, pero nunca lo muestran.

Oí que Nashville se ha convertido en la ciudad más popular del mundo para despedidas de solteros, solía ser Las Vegas, pero parece que esta pequeña city se ha hecho muy popular. Hay todo tipo de vehículos en las calles con música, llevando a gente encima bailando y divirtiéndose, es una locura. Los viernes empieza la fiesta a las 11am., sí, imaginad fiesta todo el día, me pregunto si también toda la noche… ¡seguro que sí!

Estaba yo un día esperando para cruzar la concurrida Calle Broadway cuando una bocina me sobresaltó, era un camión enorme, o un bus, no estoy segura realmente ya que todo lo que pude ver fueron dos cuernos enormes en su parte delantera. Detrás había una fiesta con gente bailando. En una versión más pequeña hay ciclo-barras, os sentáis en una barra mientras pedaleáis, sí, no preguntéis, lo mejor es ir a verlo.

Me sigue resultando curioso ver estas señales en las entradas de los bares.

Me quedé maravillada por el arte urbano que veía en cada rincón de la ciudad. Las pintadas cubren grandes paredes y todas son asombrosas, creadas por verdaderos artistas. Encontré una en particular que me encantó, se trata de un perro rescatando a una niña. Creo que conlleva un bonito mensaje.

Movimientos contra la segregación racial también alcanzaron Nashville en los sesenta. Hubo una campaña de sentadas en diferentes centros comerciales como en este.

Tengo que confesar que fui a ver la biblioteca, lo se, otra, pero no podía resistirme.

Llaman a esta ciudad la Atenas del Sur, en honor a ello hoy os presento la tragedia griega por excelencia, Edipo de Sófocles.

La historia de este niño y sus padres, que al conocer una profecía que dice que Edipo matará a su padre y se casará con su madre, deciden abandonarlo. Un rey le encuentra y lo cría. El destino le lleva de regreso a su país, mata al rey Layo, sin saber que es su padre que va de camino a preguntar al Oráculo como deshacerse de la Esfinge que está matando a su pueblo.

Edipo mata la Esfinge, se convierte en rey de Tebas y se casa con Yocasta, su madre, sin darse cuenta quien es ella realmente. Durante la historia sucede una gran plaga, el pueblo culpa al asesino del Rey Layo y es ahí cuando Edipo descubre sus orígenes y la tragedia real empieza.

Pero no hoy, hoy no hay tragedias, solo diversión.

Tags:

Written by Lectora Nómada

Mis viajes alrededor del mundo siempre acompañados de un buen libro. My travels around the world always accompanied by a good book.

View all author posts →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *