Roma, eternamente bella.

La eterna Roma la llaman y con cuánta razón. MAGNÍFICA sería uno de los múltiples calificativos que usaría para describirla, y creo prever lo que os sucederá al verla, OS QUEDARÉIS SIN PALABRAS. Toda ella es belleza, empezando con el imponente Coliseo, grande y majestuoso cuando os paráis frente a él, suscita expresiones como la que mi madre