Rio de Janeiro … WOW!

Queridos nómadas,
Llegué a esta ciudad sin ninguna expectativa y me quedé tan WOW!, que decidí
¡SALIR A VERLA VOLANDO COMO UN PÁJARO!
En la montañita de Pedra Bonita además de disfrutar de unas vistas espectaculares, podréis conocer a varios locos de la vida y a uno en particular, Guto, de Flyinguru, que consigue hacer felices a personas aventureras como yo, y también a las miedosas, es muy buena onda.  Os animo a que os lancéis, literalmente, en ala delta con él, no os arrepentiréis.
 
Esta es una de esas experiencias que todos deberíamos tener en nuestra lista de «1000 cosas que hacer antes de morir». La mezcla de adrenalina con la paz que se siente flotando en el aire ante tanta belleza es… INSUPERABLE.
Locos de la vida GRACIAS POR EXISTIR
                                    Locos de la vida GRACIAS POR EXISTIR Flyinguru Hang-glidding
Y para aventura, en la que nos metimos Miriam y yo cuando oímos hablar del bar con las mejores vistas de la ciudad, ¿qué dónde está? pues en la favela Morro do Vidigal, y sí, adivináis bien, allá nos fuimos y para establecer relaciones internacionales les enseñamos a los niños una foto en la que salimos con nuestro amigo el futbolista, David Luiz, y como resultado … ¡nos escoltaron como VIPs!, no hay como tener contactos, aunque sean obtenidos en groupie mode.
Donde fueres haz lo que vieres (Morro do Vigidal)
                                            Donde fueres haz lo que vieres (Morro do Vigidal)
 
Si vais al bar solos (sin tour), os aconsejo tomar un Uber (la forma más segura de viajar en la ciudad) y que os deje abajo, ya que para subir la colina hay unas motos velociraptoras con choferes de chaleco amarillo que os dejarán en el bar en un plis, allí ¡tomaos una copa para celebrar la vida!
No solo vinimos a probar la adrenalina, también queremos playas espectaculares, ¿cierto? Una de mis favoritas es Prainha, significa playita, así la llaman por sus pequeñas dimensiones. Queda al oeste de la ciudad y está rodeada de montañas y de un parque natural. Tiene olas perfectas para surfers y querréis pasaros el invierno europeo enterito allí, si no, ya me contaréis.
Prainha, la foto no le hace justicia.
Prainha, la foto no le hace justicia.
Si os aventuráis un domingo a pasear por Ipanema o Copacabana os encontraréis a todos sus maravillosos habitantes en ellas. Fútbol, vendedores ambulantes, y por supuesto, los minúsculos bikinis, la ley prohíbe el topless, pero… ¡nadie dijo nada del tamaño!, así que seréis testigos de donde salen los divinos modelitos que tanto nos gustan a muchas de nosotras.
Las playas están organizadas por secciones numeradas, para que podáis ir donde están las familias y niños, o a la zona gay, o a entrenar a la zona gym, así la llamo, porque .. yes, tienen una zona con aparatos gimnásticos de lo más pintorescos.
Pintoresco
Pintoresco «gym» en Ipanema.
Tuve la suerte de conocer a un guía fabuloso, Breno de Xplorario. Tiene unos tours fantásticos, entre otras cosas os lleva a ver la famosa Escalera de Selaron o Escaderia de Santa Tereza, en Lapa. Son escalones creados por un artista chileno a base de azulejos que le fueron mandando de todas partes del mundo. Apuesto a que encontraréis alguno de vuestra ciudad o incluso de vuestro equipo de fútbol.

Breno os mostrará otra playa de surfersPraia deJoatinga, otra excusa para no regresar ni al hotel.

Piensa en positivo y cosas buenas vendrán a ti
Piensa en positivo y cosas buenas vendrán a ti.

Adentrarse con él en el Parque Nacional de Tijuca y encontrarse con cascadas en plena naturaleza dentro de la ciudad es lo que hace a este lugar tan mágico. El primer mirador al que Breno nos llevó fue el de la Vista Chinesa desde donde vi por primera vez la bahía, que tan boquiabierta me dejó.

Por supuesto las dos joyas de la corona de Rio son, el Cristo Redentor, la estatua Art Deco más grande del mundo, ubicada en la montaña del Corcovado y, la montaña del Pan de Azúcar. Desde ambos podréis admirar la bahía y la ciudad en toda su plenitud.

Os aconsejo ir al Cristo primero, y luego subir en el funicular al Pão de Açúcar a ver el atardecer, ¡PARA MORIR DE AMOR!, cómo no voy a estar enamorada de Rio de Janeiro, que significa  enero, mes en el que llegaron los portugueses y la llamaron así pensando que era un río; cual no sería su sorpresa al estar delante de la segunda bahía más grande del planeta.

En Rio también podemos disfrutar de momentos de relax, yo en mi visita a Prainha me llevé un pareo, una cesta de picnic con mucho pão de queijo y El amante japonés de Isabel Allende. Me gusta mucho esta escritora y en esta novela funde las vidas de dos personajes, la de una joven de orígenes difíciles y la de una dama en el final de sus días. La joven va descubriendo la vida de la dama a través de unas cartas de amor, amor que conoció en su juventud, en unos tiempos en los que las diferencias étnicas importaban, que una guerra separó, y al que ella nunca renunció. La descubre también en unos tejidos que plasmaban lo que había sido su vida ý como había obtenido un gran éxito haciendo lo que amaba.

La vida hay que amarla mis queridos nómadas, cada minuto, amar lo que hacemos, el planeta, los animales, a las personas maravillosas que se cruzan en nuestras vidas… y a Rio, a Rio también hay que amarla.

Tags:

Written by Lectora Nómada

Mis viajes alrededor del mundo siempre acompañados de un buen libro. My travels around the world always accompanied by a good book.

View all author posts →

2 thoughts on “Rio de Janeiro … WOW!

  • Me encanta leerte es como viajar contigo. dicen que cuando visitas una ciudad, dejas algo de ti en ella y ella deja algo en ti. Pues leerte es mejor, haces que vivamos tus emociones trasladándonos ahí de una forma mágica, GRACIAS Mónada y sigue haciéndonos viajar.

    • ¡Oh uau! Mil gracias a ti por tus maravillosas palabras, lo haré, sois todos mis compañeros de viaje. ¿De que sirve ver y conocer si no se comparte? ¡Compartir es vivir! 🙏🏼 GRACIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *